Imagen vía Capital Arte y El Nuevo Herald

Me llamo Sofía y a través de este blog voy a dejarles saber todo lo último en Tendencias del mundo de la Joyería y de la Moda, que es a lo que me dedico hace unos años trabajando en una famosa revista de Moda francesa.

Este tema me apasiona tanto que siempre estoy actualizándome con lo que está sucediendo en este maravilloso universo que brilla en nosotras y a nuestro alrededor.

En mi blog les hablaré de mis secretos y mis marcas preferidas, las que son mis mejores amigas, mis aliadas porque entienden mis gustos, las comparten o diseñan todo lo que una chica necesita para sentirse bella, auténtica y que va de la mano del último grito de la moda.

Voy a empezar por hablarles de unos zarcillos que me tienen “in Love” de la marca de joyas Elea Diamanti, cuyas piezas llevo conmigo día y noche porque precisamente es un lujo cotidiano del cual no tengo que temer si voy por la calle, no es nada vistoso, pero sigue siendo una joya preciosa… Además de combinar con mi outfit diario en muchas ocasiones, las joyas de Elea Diamanti son el acompañante perfecto para cada día.

Pero se preguntarán que porqué quise hablar de estos pendientes y no de otra pieza… Pues acabo de descubrir que la similitud es increíble con los pendientes más caros del mundo llamados Apolo (Azul) y Artemisa
(Rosa) en relación a los dioses gemelos descritos en la mitología griega como figuras de gran belleza y poder. Además ambas piedras han sido talladas y pulidas en forma de pera, con la intención de reflejar de forma simbólica las lágrimas de diamante derramadas por sus dioses homónimos en los relatos mitológicos.

 

 

Instagram @eleadiamanti

Si hablamos de joyas, es necesario resaltar que los pendientes pueden considerarse uno de los tipos de joyas más antiguos, ya que se conoce su uso desde tiempo inmemorial. Por tanto, a lo largo de la historia han sido varios los pendientes que han ostentado el honor de ser las joyas más caras.

Apolo y Artemisa tienen tamaños muy similares, pero no es la única particularidad que comparten ya que ambos pueden considerarse piezas muy singulares al ser muy complicado encontrar diamantes de estas características (color y tamaño) en la naturaleza. Apenas el 3% de los diamantes se clasifican como de color por los diferentes laboratorios gemológicos del mundo, siendo rosas, como Artemisa, menos del cinco por ciento de esta clasificación.

Aún más raro, es el caso del diamante Apolo ya que sólo el 0,1% de los diamantes de color del mundo se categorizan como de color azul encontrándose en Sudáfrica la única mina en la que se encuentra este tipo de gemas. Además los gemólogos han certificado que se trata de diamantes con un alto grado de pureza lo que según los expertos da a este tipo de piedra preciosa una intensa transparencia óptica.

El valor estimado para Apolo, de 14,53 quilates, se sitúa entre 36 y 47 millones de euros mientras que Artemisa, de 16 quilates, tendría un valor de entre 12 y 17 millones de euros.

Lo más divertido de toda esta historia es que Elea Diamanti hace joyas de calidad pero con precios más asequibles como lo hicieron con los pendientes de las “Tentaciones de Sofía” (así se llaman las piezas más exclusivas de la línea Sofía´s Love) London Blue Topaz adornados con un diamante cada uno en Oro 18K.

Una verdadera pieza única que brilla a los ojos de cualquiera que los observa. Los quiero ya! Qué zarcillos más hermosos para presumir en mis noches de copas!

 

¡Nos vemos en mi segundo Post!

 

%d bloggers like this: